paxaros-en-la-ria-de-aviles

Blog dedicado a difundir las aves de la Ría de Avilés (Asturies, España), realizado por el Grupu d´Ornitoloxía Mavea

miércoles, abril 14

Esta mañana pudimos comprobar con el veterano José Antonio García que, aunque la Ensenada de Llodero sigue muy animada, el contingente de bichos ya se había reducido mucho: sólo 1100 limícolas. Ya no se veía paso activo y había ejemplares que llevan varios días por aquí, por lo que es de suponer que las aves se marchan y se acaba este pico excepcional de paso. Entre estas aves sigue la avoceta (ver foto), que da la impresión que no se encuentra en buen estado.

La mayoría de las garcetas que quedan son adultas (regresan tarde a sus zonas de cría porque nidifican muy tarde), pero hay una de 1º verano, reconocible por la cantidad de verde de sus patas (ver foto) y no tener colores de celo en la cera (ver foto).


En la playa aparecen los restos de un cormorán grande muerto hace tiempo en la mar (ver foto). Debió morir ahorgado en una red, como se comprueba por la falta de cabeza (ver foto) y por la cuerda atada a una pata (ver foto).

Ajenas al trajín migratorio, la lucha por la supervivencia de las plantas es dura. La extensión de Espigadilla de Mar (Crucianella maritima) en Zeluán se reduce poco a poco, sin que conozcamos las causas. Se mantienen las señales que colocamos hace dos años con la gente de Alcoa (ver foto), mientras que la basura depositada por los temporales cubre buena parte de las dunas (ver foto). De momento, la naturaleza es tenaz y a pesar de los problemas las Espigadillas rebrotan (ver fotos).


Mientras, no somos capaces a erradicar a las Yucas (ver fotos). Expertos del Jardín Botánico de Xixón sugieren aplicarles glifosato de forma interna. Habrá que cosultarlo a los técnicos de Consejería.

Por otra parte, unas vecinas de Zeluán me confirman lo que ya esperábamos: el pasado otoño no hubo casi mosquitos en las casas de Zeluán. Este era el argumento que usábamos frente a los vecinos que no querían que hiciésemos las obras de mejora de la charca, pues al aumentar el número de aves, éstas comerían más larvas de mosquitos y habría menos picaduras. Pero el concepto de lucha biológica contra las plagas les suena a chino a mucha gente. El año pasado sí hubo larvas de mosquitos en la charca, pero en menor cantidad que otros años según nuestros muestreos, como era previsible por los miles de larvas que consumen al día los límícolas, patos y gallinetas. Así que de nuevo otro hecho que avala la exitosa actuación que hicimos en esta charca.

Cambiando de tema, en la prensa salen unas vergonzosas declaraciones de la Autoridad Portuaria diciendo que no pueden eliminar la contaminación que echan sobre los vecinos de San Juan de Nieva, por lo que les condenan a soportar esto de contínuo (LVA). Pero si no saben hacerlo que les pregunten a quienes sí saben. Y es que una de las cosas que más llama la atención a los observadores de aves que vienen por Zeluán (y estos días ésto es tan comentado como el nº de aves) es la enorme polvareda que sale del puerto los días con viento y el bestial ruido que hacen al descargar chatarra. Algunos colegas dicen que esto no pasa en el puerto gijonés del Musel.

Esos vecinos de S.Juan no sólo sufren por el puerto, sino por otras industrias cercanas (LVA).

Y entre tantos problemas, un rayo de esperanza: LNE ¿Será verdad?

2 Comments:

  • At 11:45 p. m., Blogger Nacho Vega said…

    Hola César:

    El ruido de la descarga de chatarra no lo hay porque (creo) el tráfico que de ella existe, actualmente es nulo.

    En cuanto a las polvaredas que los depósitos de minerales levantan cuando hay viento... Tengo que decirte que sí que las hay. Riegan con aspersores y mangueras para que se mantenga húmeda la pila de mineral. Pero el mismo viento y el sol secan ese agua. Y antes, o después, el vendaval dispersa partículas de mineral por todos lados. Muchas veces no es algo visible a simple vista. Pero, por ejemplo ayer por la tarde, cuando me fui de allí después de estar dos horas, pasé el dedo por encima del techo del coche y lo saqué negro. Había lavado el coche por la mañana, así que no era "solera" acumulada de varias semanas. Era de allí mismo. El carbón acumulado en la zona de la ampliación de La Osa - Moliner, aunque estaba húmedo, salía volando en muy pequeñas partículas en dirección a donde nosotros estábamos. Que hay solución al tema, supongo que sí. Para casi todo hay remedio en la vida. Que las medidas a adoptar tengan un coste demasiado elevado como para poder asumirlo... Puede. Pero lo que no puede ser es que los vecinos estén tragando mierda mientras los responsables se llaman a andana.

    Un saludo.

    Nacho.

     
  • At 12:10 a. m., Blogger el yepa said…

    Nacho,

    Lo que quizás ocurre en El Musel es que no hay viviendas tan cerca de los muelles como en Avilés, y que los vientos dominantes no suelen tirar el polvo en las casas.

    Saludines del Yepaaaaaaaaaaaaaaaaaa

     

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

 
Site Meter